Cómo les contaba, en Victoria Falls teníamos una apretada agenda llena de actividades que habíamos previamente reservado. Lo primero era un crucero al atardecer por el río Zambezi.

 

Acá nos juntamos con 2 amigas de Santiago con las que seguimos viajando juntas.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-5 zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-6

 

El crucero incluía bar abierto y aproveché de pedirme un Gin Tónic, uno de mis nuevos tragos favoritos.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-7

 

El paisaje era muy lindo, pero estuvimos muy distraídas poniéndonos al día de lo que habíamos hecho en el viaje. Ellas habían ido antes a un safari en Kruger, Sudáfrica y estuvimos horas compartiendo nuestras experiencias.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-3

 

El río estaba repleto de hipopótamos.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-2 zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-1

 

También nos daban comida en el crucero. Un poco curioso porque mezclaba alitas de pollo y brownies en un mismo plato.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-4

 

El crucero duró alrededor de 1 hora y media y volvimos al hotel. Nos habían recomendado comer en Jungle Junction, uno de los restaurantes del Victoria Falls Hotel, que tiene comida y bailes típicos africanos.

 

Al día siguiente en la mañana mis amigas fueron a una caminata con leones a las 6:30 de la mañana y yo aproveché de quedarme durmiendo hasta más tarde en ese maravilloso hotel. Creo que hay algo poco natural de caminar con leones y era un paseo que no me parecía muy atractivo.

 

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-19

 

Mientras, me quedé bañándome en la piscina.

 

victoria-falls-hotel-zimbabwe-cherrytomate-8

 

Cuando volvieron fuimos a recorrer el parque nacional Victoria Falls, donde están las cataratas. Llovía torrencialmente y no era el mejor minuto para ir, pero no teníamos más tiempo. Así que nos pusimos poca ropa y partimos decididas a mojarnos por completo.

 

Estaba muy nublado, con neblina, mucha lluvia y la nube de agua que se crea por las cataratas, por lo que la visibilidad no era muy buena. Lo que pudimos ver de las cataratas es realmente precioso e impactante lo grande que son.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-16

 

La entrada al parque cuenta USD$30 y afuera arriendan capas de agua, lo que es muy práctico. Las capas de agua hay que pagarlas en efectivo, la entrada al parque la pueden pagar con tarjeta.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-13

 

El parque se recorre a través de estos caminos de piedra y tiene varios puntos de observación, con 1,7km de recorrido. El camino es muy resbaloso, hay que tener cuidado! sobre todo cuando uno se acerca a las cataratas.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-14

 

El agua cae con mucha fuerza y genera una enorme nube de agua que se puede ver desde muy lejos.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-17 zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-18

 

El parque nacional Victoria Falls es realmente maravilloso y no pueden perdérselo!! En este link pueden ver detalles del parque.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-9

 

El recorrido termina con vista al puente Victoria Falls, donde al otro lado se encuentra la aduana para entrar a Zambia.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-12

 

Cuando terminamos el recorrido estábamos un poco frustradas porque no se veía mucho y nos fuimos a la cafetería que está dentro del parque a tomarnos un té, para ver si dejaba de llover en algún minuto. Mojadas de pies a cabeza, necesitábamos algo calentito.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-11

 

Y habíamos llevado unos sandwich y quequitos para almorzar.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-10

 

El sol no salió y la lluvia no paró hasta el día siguiente. Lo bueno era que habíamos reservado un viaje en helicóptero para el día siguiente, para ver las Victoria Falls desde el aire 🙂

 

Volvimos al hotel y nos cambiamos de ropa y pedimos comida a la pieza.

 

zambezi-river-victoria-falls-zimbabwe-cherrytomate-8

 

Nos quedamos hasta tarde conversando, entusiasmadas de nuestro vuelo en helicóptero al día siguiente. La comida del hotel Victoria Falls nunca falla.