El segundo día en Boston nos levantamos con mucha tranquilidad y mi amiga nos hizo un brunch delicioso.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-1

 

Tostadas, en pan integral hecho por ella, con champiñones, espinaca y tomates salteados y arriba un huevo pochado. También hizo un jugo natural y habían uvas y té.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-25

 

Estaba tan rico como se ve en la foto.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-17 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-18

 

Y la vista desde el departamento es tan linda que dan ganas de quedarse horas conversando y mirando.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-34

 

Nos tenían el primer día planeado. Ir a conocer Harvard y una competencia de remos. Los árboles en Harvard estaban preciosos llenos de colores.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-32

 

Estas sillas le daban un buen toque colorido al paisaje.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-33

 

Harvard lo encontré precioso! Me sentía en una película, que rico sería estudiar en un lugar así de lindo.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-28 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-29 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-31 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-30

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-26

Seguí nuevamente con mi fascinación de sacarle fotos a ardillas.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-35 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-42

 

Fuimos a conocer la biblioteca. Es realmente preciosa, llena de detalles y con un perfecto silencio.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-27 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-15 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-13

 

A mi me gusta mucho estudiar y me encantan las bibliotecas bien ordenadas y silenciosas, no podía dejar de pensar lo rico que sería estudiar acá.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-14

 

Después de recorrer Harvard nos fuimos caminando a la competencia de remos de universidades. Como había un evento especial, estaban las calles repletas de gente.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-10 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-11

 

Todo precioso y muy limpio, me sentía en un cuento.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-41 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-47

 

Y pasamos por un parque que estaba completo amarillo, lleno de hojas.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-40

 

Finalmente llegamos al Río Charles a la competencia de remos. Con mi amiga no nos podíamos parar de sorprender de lo exactamente igual que es a lo que uno ve en las películas. Me acordé constantemente de la película de Facebook.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-9 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-8

 

El lugar era muy lindo y me dio curiosidad probar hacer remo jajaja.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-37 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-38 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-36 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-39

 

Habían miles de personas en los bordes del río viendo la competencia. Fuimos al otro lado del río a juntarnos con los amigos de la universidad de mi amiga. Estaba repleto de estos carros de comida con una mezcla muy rara de tipos de comida y todo frito.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-7

 

Nos dieron a probar unas papas fritas Alexa, que las he comprado acá en Chile en el Jumbo y son bien buenas.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-6

 

También nos dieron estos chips de pastas, que eran ricos, pero demasiado aliñados.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-5

 

Y lo último que nos regalaron fueron estas barritas Brookside.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-4

 

Quedamos impresionadas de los ricas que eran. De hecho las buscamos todo el viaje en cada minimarket, supermercado y farmacia que entrábamos y no las vendían en ninguna parte. Al final del viaje en Miami las encontré en una farmacia. Si las quieren probar las pueden comprar en Amazon, vale la pena probarlas!

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-3

 

Cuando se acabó la competencia de remos nos fuimos caminando por varias calles (no se donde estabamos) y pasamos por calles muy lindas con casas antiguas muy bien mantenidas y llenas de plazas con personas haciendo algún deporte a pesar del frío polar que había.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-48

 

Pasamos por una florería que me encantó, era muy acogedora y todas las plantas se veían tan frescas y bien mantenidas.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-24

 

Estas peceras de cáctus eran preciosas.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-23 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-22 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-21 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-2

 

Hacía mucho frío y queríamos tomar café, así que mi amiga nos llevó al cafe que ella suele ir, Crema Café. Nos tentamos y nos pedimos un carrot cafe para compartir.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-44 boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-46

 

El carrot cake estaba rico, pero no es el mejor que me he comido. El café estaba perfecto, era justo lo que necesitábamos.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-45

Volvimos al departamento y tomamos vino con un picoteo de salmón ahumado. Un picoteo bien chileno.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-19

 

Y mi amiga nos preparó un gazpacho.

 

boston-harvard-otoño-cafe-competencia-remos-cherrytomate-20

 

Nos quedamos conversando, después pasamos a las piscolas y llegaron unos amigos de ellos de allá. Después fuimos a un cumpleaños de un amigo de ellos de la universidad y después a una fiesta en un subterráneo. Era una casa que no se veía como que hubiera algo ahí. Al entrar había que subir una escalera grande y después bajar. Dos pisos más abajo se llegaba a un subterráneo enorme con mucha mucha gente y estuvo muy entretenido. Fue el perfecto carrete universitario estadounidense. Nos fuimos tarde y al día siguiente habíamos arrendado un auto para hacer un paseo a Walden Pond, por lo que la despertada al día siguiente no fue muy fácil.