En el sexto día del viaje, llegó la hora de irse de Nueva York y partir a Boston. Un transfer me pasaba a buscar a las 6am al hostal y no se como logré despertarme. Dormí muy mal toda la noche y me desperté con un poco de fiebre. Me dolía todo el cuerpo y si no fuera porque tenía que tomar un avión no me habría levantado.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-2

 

Alcancé a pedir el desayuno del hostal, mientras esperaba que me fueran a buscar, pero no alcancé a comer casi nada. Mi transfer llegó 10 minutos antes.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-16

 

En el aeropuerto de Nueva York me iba a juntar con una amiga y partíamos juntas a Boston. A Boston fuimos principalmente a ver unos amigos que están viviendo allá porque están estudiando en Harvard y MIT.

 

Llegué 4 horas antes al aeropuerto y el vuelo de mi amiga desde Chile se atrasó y llegó media hora antes de que saliera nuestro vuelo a Boston. Fueron 3 largas horas sentada sobre mi maleta. Por suerte los remedios empezaron a hacer efecto y ya me sentía un poco mejor.

 

Cuando entramos al aeropuerto nos quedaban 20 minutos y aprovechamos de tomarnos un ice tea de berries antes de subir el avión.

 

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-15

 

Era un vuelo corto de una hora y no nos dimos ni cuenta y estábamos en Boston.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-14

 

A Nueva York todavía no llegaba el otoño, pero en Boston claramente había llegado. Estaba repleto de árboles de todos los colores, lo mejor del otoño! Quede impresionada con la diferencia de clima. Nueva York y Boston no están muy lejos, pero mientras en Nueva York habían 30 grados y hacía mucho calor, en Boston no habían más de 4 grados.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-13

 

Llegamos al departamento de mi amiga, dejamos las cosas y mi amiga que llevaba más de 15 horas viajando aprovechó de ducharse. Yo me eché en el sillón un rato y caí en un sueño profundo por una hora. Necesitaba dormir!

 

Cuando me desperté fuimos a almorzar a restaurant al lado del departamento teníamos mucha hambre para buscar más lejos.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-11 boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-12

 

Mi amiga se pidió una ensalada verde.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-10

 

Y yo me pedí una hamburguesa.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-9

 

Nada especial el restaurant. Volvimos al departamento y mis amigos habían llegado. No nos veíamos hace un tiempo, así que nos quedamos harto rato poniéndonos al día y me dieron unos remedios gringos que hicieron maravillas en mi.

 

La vista desde el departamento es maravillosa.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-8

 

Fuimos a comer a Paaza, un restaurant italiano en Boston (nosotras nos estábamos quedando en Cambridge). Había que hacer fila para entrar y quede impresionada con el frío. Claramente no fui preparada para tanto frio.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-7

 

Para picar pidieron estos mariscos (no me acuerdo exactamente que es). A mi no me gustan y no comí, pero tenían un aliño de ajo muy rico en el que unté unos panes 🙂

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-6

 

Pedimos platos para compartir, para probar varios. 2 tipos de ñoquis y linguini con mariscos.

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-5 boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-4 boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-3

 

Todo estaba buenísimo. Nada mejor que un buen restaurant italiano.

 

 

boston-paaza-italiano-pastas-cherrytomate-1

 

Después volvimos al departamento, nos quedamos conversando un par de horas y nos acostamos temprano. Me tomé un jarabe para la gripe para despertar perfecta al día siguiente.