El quinto día era mi último día en Nueva York y desperté agripada. El día anterior había despertado muy resfriada, pero me sentía bien. Hoy día ya de frentón me sentía mal y estaba un poco afiebrada. Pero era mi último día y quedarme encerrada en el hostal no era una opción. Así que salí a recorrer, pero me lo tomé con más calma, sabiendo que si me sentía muy mal por último me tomaba un taxi de vuelta al hostal.

 

La parte más  norte de Central Park no la había conocido todavía así que partí por eso. Caminé hasta Harlemm Meer que es una laguna bien grande. Caminé por todo el borde, es un paseo muy lindo. No me lo disfruté mucho porque no pude sacarme los pañuelitos de la nariz en todo el recorrido, pero vale la pena hacerlo.

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-8

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-9

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-1

 

Después caminé por los North Woods, que es una parte más nativa del parque, uno se siente en un cerro. Habían muchas ardillas y vi varios “chipmunk”, que no se cual es la traducción, porque me sale ardilla pero no es la típica, sino que las de Chip y Dale.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-7

 

Al final de ese recorrido, legué a The Pool (que es lo que más me gustó de Central Park). El día anterior cuando fui a Whole Foods, me había comprado cosas para hacer un picnic en este lugar.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-2

 

Me instalé con mis revistas, el bagel que me daban en el hostal, una limonada, frutas y macarrones, con la maravillosa vista de The Pool al frente.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-6

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-5

 

Considerando que no me sentía muy bien, este era el mejor panorama que podía hacer. La limonada era muy rica, pero bien picante.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-4

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-3

 

Me quedé unas 3 horas leyendo y hasta me dormí una siesta. Me iba cambiando de lugar persiguiendo el sol, porque a la sombra me daba frío.

 

Después tomé el metro a Eataly, que es un mercado Italiano y una de las cosas que no me iba a ir de nueva York sin conocerlo.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-18

 

Como me sentía mal no saqué muchas fotos, pero es un lugar enorme con miles de productos de cocina, ingredientes para cocinar y restaurantes. Mi paraíso!! Lo encontré maravilloso y si de haberlo conocido antes, habría ido más de una vez.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-19

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-17

 

Con tantas cosas entretenidas, por un minuto se me olvidó que me sentía mal y me empecé a sentir mejor.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-16

 

Habían millones de pasillos con todo tipo de pastas, muchas que no conocía, que las habría probado toda. Yo creo que hay que comer un año completo pasta para alcanzar a probarlas todas.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-15

 

Me senté a almorzar pastas y mientras esperaba me llevaron un pan y aceite de oliva.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-14

 

Después de mucho rato decidiendo que pedir, me pedí un linguini vegetariano, que no me acuerdo bien que tenía, pero estaba perfecto. En todo Nueva York lo que hice es que siempre me comía solo la mitad de los platos, así podía probar más cosas. Es tanta la oferta que uno quiere probar todo y eso es lo fome de viajar sola. A mi me gusta comer porciones chicas y probar de todo.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-12

 

Así que a la mitad del plato dejé de comer, sobre todo porque tenía pendiente ir a Max Brenner que es un bar de chocolate del que me habían hablado maravillas.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-13

 

Fui a Max Brenner a comer postre. Uno entra y hay una tienda de chocolates y en el fondo está el restaurante. En general no tuve una buena experiencia, no me gustó mucho y con todas las alternativas que hay en Nueva York, no les recomendaría ir a este.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-11

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-20

 

Me pedí una infusión que me la trajeron en estos vasos que se apretan sobre la taza para que caiga. He usado estos vasos varias veces y nigún problema, pero algo malo tenía este que el minuto que lo apreté se desparramó para todas partes, se mojó la mesa entera y fue un desastre, perdí más de la mitad del té. Me ayudaron a limpiarlo, pero no me ofrecieron llevarme otro ni nada.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-26

 

De todas maneras, la infusión estaba rica.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-25

 

Pedi el plato más popular del lugar. Que era un queque de chocolate con salsas de chocolate, frutillas y chocolate. Ni una gracia el plato. Si vas a poner un cuarto de frutilla decorando, no puedes decir que plato incluye frutillas!

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-24

 

En la foto de la carta parecía como que era un volcán de chocolate y que el queque estaba relleno de chocolate líquido. Resulta que no era así, era un queque denso y seco que uno le podía poner salsa de chocolate encima.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-23

 

Fue una gran decepción. Comí un poco y lo dejé, porque no valía la pena comérselo. Fui a Times Square a ver si veía una obra de Broadway, que era lo último que tenía pendiente. No había comprado entradas con anticipación, así que tuve que hacer una fila para comprar entradas y después de una hora de esperar me dijeron que se habían agotado.

 

A esta altura me sentía muy mal y no me dio para ir a comprar entradas para otra obra.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-22

 

Tomé un taxi y a las 6 ya estaba de vuelta en el hostal. Tenía que llegar a ordenar la maleta y ansiaba dormir. En el hostal estaba en la pieza con 3 mujeres más y todas nos íbamos al día siguientes. Hicimos las maletas todas juntas, comentando lo que habíamos hecho en el día. Estuvo bien entretenido.

 

nueva-york-central-park-eataly-max-brenner-chocolate-cherrytomate-21

 

Al día siguiente me tenía que despertar a las 5 de la mañana para ir al aeropuerto para partir a Boston. Me acosté temprano para estar descansada.