Todos sabemos que comer verduras nos hace bien; tienen vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes, uf miles de beneficios… lo que nos ayuda a estar bien nutridos y controlar el peso, ya que las calorías no son tantas… más bien es el grupo de alimentos más eficientes si queremos bajar de peso. Muchos nutrientes y pocas calorías.

Cada vez que vamos al nutricionista y le decimos que queremos bajar de peso, o alimentarnos más sano, lo primero que nos dicen es: “Coma ensaladas de acompañamiento” y uno inmediatamente piensa “oh que lata comer lechuga y tomate todos los días”…

Pero la verdad es que hay millones de ideas que podemos hacer, para hacer de una ensalada un plato realmente rico!

Hay varios ítems que tiene la ensalada, están las hojas verdes que generalmente se utilizan como base, ojalá que siempre haya mínimo dos variedades (lechuga y berros por ejemplo). Luego están las verduras que tienen más cuerpo (berenjenas, tomate, zanahoria, champiñones etc), y es con ellas que vamos aprovechar esa cualidad… Una de las formas de darle algo más atractivo, es prepararlas de una forma distinta que las otras verduras que compondrán la ensalada, por ejemplo: si la ensalada tiene lechuga, rúcula y tomate podemos asar el tomate al horno, dándole automáticamente una textura, sabor y consistencia diferente a la ensalada. Esto lo podemos hacer de manera salteada o al horno con muchísimas verduras; champiñones, pimentones, berenjenas, zanahorias, cebolla, cebollín etc… y aliñarlas con diferentes condimentos; ajo, merquén, aceite de oliva, pimienta, orégano…

Las semillas (maravilla, sésamo tostado, linaza, chía etc.) y frutos secos (almendras, maní, nueces etc.) en pequeñas cantidades, son una gran aporte a la ensalada, le dan un toque rico, crujiente y sano a nuestro palar.

Otro ítem infaltable son los aliños, no tiene por qué ser el mismo siempre, podemos cambiar cuando el tiempo y las ganas nos acompañan. Por ejemplo; en vez de usar el típico aceite de oliva con limón lo podemos cambiar por una salsa de palta; molemos ¼ de palta, la licuamos con unos tallos de apio, ¼ cebolla y un poco de jugo limón… quedando un aliño bien bueno, rico y aporta la misma calorías que el aceite.

Es hora de cambiar y probar cosas diferentes… las ideas están, prueba la próxima vez que te prepares tu ensalada!